Normas que no pone

Hace un tiempo empecé a notar unas leves molestias en un riñón, esto me hizo observar que no bebo nada de agua, a veces comiendo un vaso, pero otras ni eso. Sé lo malo que es para mí, pero me cuesta horrores coger el hábito de beber.

Hoy en el gimnasio, mientras me obligaba a dar un sorbo de la botella, pensaba en lo fácil que sería si Él me forzara a beber, en lo fácil que sería para mí cumplir Su norma. Pero por otro lado veía tan claro que no somos así, sobretodo que Él no es así. Es cierto que desde Su postura podría ayudarme de una forma fácil poniendo normas a todo aquello que me cuesta y que es bueno para mí, pero Él nunca ha sido de ir a lo fácil. Para Él ese tipo de cosas debo conseguirlas por mí misma, porque cada uno debe ser responsable de sí mismo. Antes tenía un problema importante de falta de fuerza de voluntad y yo me enfadaba porque quería que Él me dijese qué tenía que hacer, veía tan clara que esa era la solución que no veía que eso no solucionaba nada. El motivo por el que hacemos las cosas es TAN importante. Si bebo agua por obedecer, lo hago por Él, y lo hago porque obedecer me es fácil y me gusta, pero qué hay de mi cuerpo, de lo poco que lo valoro, de hacer las cosas para cambiar algo de mí que hay que cambiar, qué hay de quererse y comprender que esta es nuestra vida y solo nosotros podemos salvarnos, que no podemos pedir a nadie que lo haga por nosotros.

Esto me parece tan importante, en una relación como la nuestra o en cualquiera, me parece la mejor manera de alejarse de la toxicidad, de cargar a los demás con nuestra responsabilidad, de huir de victimizarnos con el “Ay, oblígame tú que pobrecita de mí yo sola no puedo”.

Observo mis normas y todas son para hacer cosas “extra” que a Él le gusta que haga, para divertirnos, basadas en el respeto, en el protocolo… pero ninguna en sustituir mi incapacidad para hacer ciertas cosas con un mandato.

Y no es que pase de mí, no es que le dé igual lo que me pase, por supuesto que me “regaña”, igual que yo puedo hacerlo con Él o con mis hijas cuando veo que hacen cosas que no son buenas para ellos, pero en esta familia somos muy conscientes de que la vida es únicamente de cada uno y cuidarnos es cosa nuestra, los demás solo podemos ser apoyo, no sostén.

Y que lo admiro es cosa ya muy escuchada, pero es que cada vez que llego a la conclusión de Su tremenda inteligencia, tan natural y sencilla, que comprende las cosas de una forma tan clara, que las hace sin más, que consigue que nuestra relación sea tan sana, tan grande… no puedo evitar que me invada ese calor en el pecho, que los ojos se me llenen de admiración.

A veces me hace mucha gracia sentirme como una niña que no comprende muy bien las cosas de mayores y un día de repente dice: ¡Aaaaah! ¡Que eso lo hacía por esto!

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *