¿Cómo me encontré conmigo misma?

Si algo he aprendido es que hay mil formas de llegar al mismo destino, en este caso encontrarse con uno mismo.

El día que le dije a Él qué necesitaba, lo hice para dejar de sentirme tan mal, tan reprimida, enfadada y reactiva. Lo hice para comenzar a disfrutar, lo hice para vivir la vida con emoción y sí, con excitación. No voy a generalizar, pero mi visión de la sexualidad hasta ese momento es que era algo superficial, que el sexo era asunto de la carne. Esto chocaba con otra parte mía muy marcada, la de la espiritualidad, la de profundizar en la vida y ver que esto es “algo más”. Por ello le dije a mi pareja qué necesitaba en el sexo creyendo que anteponía la carne al espíritu por decirlo de alguna manera. Pero me daba igual, yo quería que mi parte sexual explotara, quería disfrutar y hacer realidad todo lo que había imaginado desde niña. Lo que yo no sabía en aquel momento es lo equivocada que estaba, no sabía que acababa de tomar la decisión de conocerme de verdad, de despertar una parte de mí que no conocía, no sabía que no hablaba en nombre de la carne, hablaba mi alma.

Según como veo ahora las cosas, después de todo lo que he vivido y sentido, creo que somos como capas, como si fuésemos un reflejo de la Tierra y conocernos es ir excavando hacia el núcleo. Creo que el sexo es lo más profundo de la primera capa, por eso nos hemos confundido y hemos creído que es algo oscuro, tabú y simplemente es profundo e íntimo. Cuando tienes la valentía de descubrir y explorar esa parte de ti, sin querer, comienzas a descubrir la siguiente capa, una llena de sensaciones y matices. Una capa que ni siquiera imaginaste que existía.

Una de las cosas que noté explorando mi sexualidad es que cuando me azotaba podía alejarme un poco de mi cuerpo, como si yo lo estuviese viviendo pero a dos niveles, uno en mi cuerpo físico, ese que se dolía y sufría, pero por otro lado una parte de mí aparecía aprovechando que el cuerpo estaba entretenido en soportar el dolor.  Ahora que medito me doy cuenta de que esos ratos eran auténticas meditaciones profundas. Hago un inciso para aclarar que no creo que esto funcione para todos, como he dicho hay mil caminos de llegar al mismo destino, pero la mía me ha resultado muy curiosa y sorprendente. Además en mi caso era entregándome porque era lo que mi naturaleza me decía, pero quitad lo circunstancial y mirad el proceso.

Otra cosa que me resultó muy curiosa es que conforme yo me sentía mejor con mi sexualidad, conforme la vivía y le quitaba toda la oscuridad que le había atribuido, la vida en general me iba mejor, de repente mi creatividad despertó después de años muerta, mis relaciones personales mejoraron, y me iban apareciendo situaciones que me ayudaban a seguir creciendo.

Todo fue sucediendo, cada vez me sentía más fuerte, segura y conectada con el mundo, conmigo misma. Llegó un momento en el que me sentí realmente confusa ¿En qué momento esto dejó de ser superficial, en qué momento esto dejó de ser mi sexualidad, en qué momento todo se fundió y dejó de ser BDSM, en qué momento esto dejó de darme solo placer para darme experiencias únicas que me conectaban un poquito más con mi alma? ¿En que momento la sexualidad dejó de ser una parcela de otras en las que dividía mi vida y todo fue una sola cosa: Yo? ¿En que momento el placer dejó de ser un fin para convertirse en un vehículo? ¿En qué momento nuestra relación se llenó de matices inexplicables? ¿En qué momento comprendí que el sexo había sido la lleve para abrirle la puerta a mi Yo profundo? Y digo que me sentí confusa porque la mente es realmente cuadriculada, si entiende las cosas de una manera se molesta si se las cambias, aunque sea para bien.

Ahora mismo mi sexualidad es de las cosas de las que menos me apetece hablar (por eso tengo el blog un poco parado, aunque aún me quedan relatos por contar) porque cuando una herramienta ya ha dado todo lo que tiene que dar no sale usarla. Pero expresarla, contar cómo la iba viviendo me ha dado una seguridad increíble, me ha hecho romper límites y me ha descubierto lo muchísimo que me gusta transmitir. Nuestra relación sigue siendo la que era y mejorando cada día porque algo que parece que cuesta entender es que no importa la forma que cada uno tenga de amar, lo importante es que es amar.

En fin, que mi viaje hacia aceptar mi sexualidad ha sido un viaje hacia mí misma, hacia descubrir qué soy de verdad, la luz que todos tenemos, ha sido un viaje hacia escucharme cada vez más alto y claro, ha sido un viaje hacia romper los límites del cuerpo y descubrir que somos magia y luz. Esto lo comprendí un día que cabalgaba sobre Sus caderas, una noche de Luna llena. Por aquel entonces aún no conectaba unas cosas con otras, había meditado pero sin sospechar que haber meditado imaginando cómo me conectaba con la fuerza de aquella luna afectaría a todo lo que haría después. Y allí estaba cabalgando, sintiendo como el placer era cada vez más intenso y me sentía cada vez más conectada a Él, de repente la piel se me erizó y mi mente se expandió, me vi como una enorme bola de luz dando y recibiendo luz, me sentí diosa y comprendí que es que todos lo somos, solo hay que descubrirlo.

No, no fumo nada jajaja yo transmito mi proceso e, igual que os contaba mis avances en  BDSM, os cuento hacia donde eso me llevó, por si alguien ha tomado la decisión de entregarse al 100% a la búsqueda de sentirse pleno a través de la sexualidad, o lo que sea, que sepa que la vida es un camino desconocido y sorprendente en el que todo puede pasar.

Esta entrada fue publicada en Reflexiones, Sexo, vivencias. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Cómo me encontré conmigo misma?

  1. Sany dijo:

    Gracias por compartir tu historia, yo estoy en este proceso de descubrimiento, me siento un poco perdida pero leyendo estás cosas me tranquilizo. Me encantaría preguntarte un montón de cosas.

  2. Alicia dijo:

    inspirador, un placer leerte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *