La diosa y el mortal

Renaissance – Paolo Buonvino & Skin


       La diosa se iba acercando lentamente, desnuda, con el pelo largo cubriéndole los pechos. Él estaba tumbado en la verde hierba. El cuerpo de mujer resplandecía en la noche, su mirada estremecía al joven, le erizaba la piel y encendía su deseo. Ella se arrodilló a sus pies y fue deslizando el cuerpo hasta tenerlo frente a frente. Inició los movimientos, bajaba hasta tener su polla en el esternón e iba rozando la barriga hasta llegar a su monte de Venus. Era una diosa y sabía cómo volver loco a un hombre, cómo darle placer con cada parte de su cuerpo, cómo respirar para que hasta su ombligo estimulara el miembro del mortal. Sabía cómo besarlo con los labios ligeramente húmedos, lo suficiente para que imaginase el placer de los fluidos pero sin llegar a saborearlos. El deseo, la clave estaba en el deseo, en llevarlo al límite de anhelar tanto su cuerpo, sus entrañas, su flujo, que cuando solo la punta del mienbro se adentrase entre sus piernas él ya estuviese gimiendo de placer. Y entonces iniciaba el baile, su movimiento de caderas, entonces se sentía más poderosa que nunca cabalgando sobre un pobre mortal que nada podía hacer más que deleitarse con los contoneos de la diosa. Y es que ella lo era, era una diosa menor, pero una diosa al fin y al cabo, hermana de las ninfas, contraria al Olimpo y sus banquetes, adicta a la tierra y sus habitantes. Pasaba los días entre los humanos, disfrazada como una de ellos, vagando de ciudad en ciudad, viviendo en los campos y los bosques. Había poseído a múltiples mortales, hombres y mujeres. Los escogía guiada por su instinto, a veces lo hacía por mera diversión, por atracción, pero la mayoría de veces lo hacía por darles una chispa de divinidad a unos ojos que en su opinión lo merecían y necesitaban, unos instantes que eran una llave, algo a lo que recurrir en los momentos de soledad y angustia, les enseñaba la magia para que la conservaran hasta que sus hilos se cortaran. No amaba a ninguno y los amaba a todos. A eso dedicaba su inmortalidad, a vagar de un lugar a otro, saboreando los placeres terrenales y los divinos, libre y poderosa. Pero aquel mortal era distinto, aquel mortal tenía algo de divino, tenía algo en la mirada que la enternecía y a la par la hacía temblar. Aquel hombre había cambiado su mundo, quizá por él vagaba, quizá en su búsqueda… Y allí estaba dándole lo que le daba a todos, haciéndolo estremecer de placer divino, enseñándole lo poderosa que era, sacándole esa mirada, esa de “te adoro”, pero ella no quería solo eso. Se echó hacia delante, con su pelo creó una burbuja, la luz de la luna entraba por los mechones creando reflejos en sus rostros, no dijeron nada pero se miraron como nunca nadie los había mirado. Se besaron, se amaron, él la agarró de la nuca con determinación pero con ternura y la apretó mientras la penetraba. De repente ella paró, lo cogió de la mano “Sígueme”. Anduvieron por el bosque un poco, desnudos y en silencio. Entre unas rocas se vislumbró la entrada de una cueva, era su cueva, la cueva de la diosa, su templo, donde más poder tenía. Hubiese fulminado a cualquier mortal que hubiese osado cruzado el umbral, pero a él le pidió que no tuviese miedo, que la siguiese dentro. Ella se tumbó en el frío suelo y se abrió de piernas. “Hazme tuya, no deseo ser diosa a tu lado, hazme sentir vulnerable y pequeña. Ante ti apagaré mis vientos, apagaré mis iras, mi magia, mi poder”. Él se arrodilló ante ella, puso su miembro en la entrada del divino y virgen culo, y la penetró lento pero sin pausa. Ella se quejó, las lágrimas brotaron pero no dijo nada. Los ojos del mortal habían cambiado, eran más oscuros, casi no podían distinguirse las pupilas, el gesto, el cuerpo le pareció más grande y fuerte a la diosa que ya no se sentía como tal. Los movimientos aumentaron mientras ella se sentía menguar, mientras ella se sentía como jamás se sintió “Hoy me entrego a ti, en esta cueva donde más poder tengo te dejo que me lo arrebates, seré una diosa para el resto de los mortales, pero ante ti y solo ante ti me someto. En esta cueva me haré vulnerable, entre tus brazos dejaré de ser inmortal, podrás hacer conmigo lo que desees, pero prométeme una cosa, jamás dejarás que nadie entre aquí, si fuese tu deseo que eso ocurriese yo acataría sin chistar, pero ojalá entiendas lo que esto significa ¿Podrías concederme este deseo? ¿Puedes hacerte dueño de esta magia? ¿De este agujero por el que ahora me penetras? Puedo dar a los mortales, puedo dejar que me follen, puedo obedecerles pero no puedo someterme a ellos, sólo ante ti” dijo entre lágrimas “No temas mi diosa, serás mía y solo mía, ese es mi privilegio, solo yo te dominaré sabiéndome afortunado por poseer un tesoro tan valioso, te someteré sabiéndome un privilegiado, te amaré mientras derramo tus lágrimas como nadie jamás te amará” la comenzó a penetrar cada vez más fuerte, ella gemía loca de placer y dolor, llena de curiosidad ante estas nuevas sensaciones, lo miraba, sentía el peso de su cuerpo como nunca había sentido otro cuerpo, hasta que estalló en un orgasmo salvaje mientras era consciente de que los papeles se habían invertido, que aquel mortal se había convertido en su dios.

Y así en aquella noche todo se mezcló, la diosa se hizo un poco más mortal, y el mortal más dios, aquella noche todo se convirtió en algo extraño, una magia rara que los unía para siempre, que los volvía locos de amor, de entrega y pertenencia. ¿Quién era la diosa? ¿Quién era ahora el dios? ¿Cuál de los dos tenía más poder? ¿Cuál de los dos temblaba más por el otro? ¿El humano por saberse poseedor de una diosa? ¿O la diosa por admirar tanto al humano que se merecía poseerla?

Publicado en Cuentos, Uncategorized | Etiquetado , , , | 2 comentarios

La entrevista

 

Ahora que ya han pasado dos semanas desde que se publicó este vídeo creo que es momento de hacer balance de esta experiencia. Como ya sabía hubo muchas partes que tuvieron que ser eliminadas, había que resumir tres horas en media. Por ello he decidido contestar algunas de esas preguntas por aquí para poder profundizar un poco más, lo iré haciendo en distintas entradas. Por otro lado yo tenía miedo a los comentarios, me puse en lo peor, creí que una horda de personas irrespetuosas me escribirían de todo. Pero cuál fue mi sorpresa cuando esa horda nunca apareció. La mayoría de esos comentarios eran muy positivos, e incluso los que no estaban de acuerdo o no entendían mi forma de vida lo manifestaron de forma respetuosa y pude mantener pequeños debates con algunos, debates de los buenos, de los que te nutren. Aún estoy digiriendo esa tolerancia, me doy cuenta que en esta vida hay de todo, pero de lo bueno hay mucho, solo que lo malo hace más ruido. Sigo creyendo que la vida me mima mucho, en todos los años que llevo “exponiéndome” en redes sociales, blog y demás… nunca he sido el objetivo de personas cerradas, ni de insultos o acoso de ningún tipo. Quizá alguna cosa no me haya gustado o me haya enfadado, pero no lo recuerdo porque han sido hechos aislados que tampoco me han hecho daño. Por supuesto que he leído cosas que no me han gustado, pero dirigidas a un colectivo con el que me haya sentido identificada pero hacia mí concretamente no lo he vivido nunca. Así que esta experiencia me ha confirmado que hay más tolerancia de la que a veces creemos.

Por otro lado no puedo estar más agradecida a todas esas personas que me han escrito al correo, que me han contado cosas que no han contado a nadie. Es todo un honor que hayan tenido esa confianza en mí. Esta parte quizá sea la más “exigente” para mí, porque he intentado poner en cada contestación lo mejor que tenía para cada persona, he sentido la responsabilidad de responder a esa confianza que han depositado en mí. Hay muchas personas que me han dicho lo aliviados que se han sentido al ver el vídeo… y ese era mi objetivo desde el principio, así que más feliz no puedo estar por haberlo logrado.

En mi círculo cercano no he tenido más que buenas palabras, mi madre, mi padre, el marido de mi madre, mi tía, mis amigas, las madres del cole… todos me dijeron cosas preciosas tras ver el vídeo, y supongo que os haréis una idea de  lo importante que es eso para mí. Antes de grabarlo ya sabía que contaría con su apoyo, pero sentirlo a la hora de la verdad emociona.

¿Y a nivel personal? Esto es más complejo, ese vídeo para mí ha sido y es una experiencia que me ha aportado varias sensaciones y conclusiones. Me ha hecho ver que soy muy exigente conmigo misma, me ha hecho ver que la imagen que tengo de mí no es igual a la que transmito. Eso ha sido una gran lección, me ha hecho relajarme un poco, aceptarme y valorarme un poquito más. Por otro lado cuando lo grabé sentí que cerraba un círculo, que quizá esa sería la última vez que hablase de BDSM, pero aquí llega lo complejo, para ti es un círculo que se cierra, pero para otros eres un círculo que se abre. Evidentemente de lo que me preguntan es sobre BDSM, habrá nuevos lectores, nuevos seguidores en Twitter que me han buscado por ese tema y yo siento que merecen respuesta. Tengo que ser realista, sabía que eso sucedería, que yo ya no tendría la necesidad de hablar de ello pero otras personas sí tendrían necesidad de que lo hiciese. Así que ahora tengo que llegar a un punto intermedio, tengo que llegar a esa capacidad para transmitir todas las partes que me componen. Es fácil decir: voy a hablar solo de sumisión, pero es que mi concepto y sensaciones respecto a esta han mutado, han crecido y han llegado a otro nivel. Quizá por eso sentí que era un círculo que se cerraba, porque resumí todos estos años en los que viví el BDSM a un nivel profundo pero más superficial. Pero ahora he trascendido esos sentimientos, he descubierto que mi sumisión va ligada a una parte mucho más profunda, que está relacionada con esa parte “espiritual” que siempre he tenido. En esta entrada mostré que en mí había dos Ángelas, y ahora os digo que cada vez hay menos de esa división, que cada vez existe más unidad dentro de mí. Quizá eso sea el resultado de este duro trabajo que es conocerse de verdad. Cada vez compruebo que nada es casual, que las partes que nos componen están estrechamente relacionadas por muy distintas u opuestas que nos parezcan. Y aquí estoy, intentando encontrar la forma de transmitir todo lo que siento sin miedo, intentando establecer los límites sobre qué contar y qué no.

Llevo tres días intentando escribir algo, me salen mil cosas, cada una totalmente distinta a la anterior, y ninguna me convence. Esa es la prueba de que necesito unas vacaciones para poner en orden todo esto, para poder alejarme, coger perspectiva y establecer un lugar desde el que transmitir. El lunes nos vamos de vacaciones, estoy deseando entrar en el mar, meditar al atardecer en la orilla, estoy deseando empaparme de momentos de paz, de chiringuitos y risas en familia. Estoy segura que este descanso me traerá grandes cosas, que me sacará las palabras adecuadas para plasmar aquí.

Para terminar esta entrada tengo que darle las gracias a la vida por cada señal que me manda, por cada persona que aparece en mi camino, por cada oportunidad de encontrarme. Le doy gracias por haberme impulsado a escribir aquella primera entrada, sin ella todo hubiese sido más difícil y no os tendría a vosotros, los que me leéis. No tendría esta sensación de cariño que me transmitís. Tengo que dar gracias a la vida por hacerme sentir tan querida de formas tan distintas y maravillosas.

Publicado en Otros, Reflexiones | Etiquetado , , , | 2 comentarios

El poder

No soy una gran estudiosa, me gusta dejar que la vida me enseñe: un libro, una película, un tema interesante, un documental… y la naturaleza, siempre la naturaleza. A veces se nos olvida que hace siglos no había libros, letras, internet, nada… que estábamos desnudos en la naturaleza y solo teníamos la observación para aprender y evolucionar. Y oye, aquí estamos. Esta mañana iba de camino al gimnasio y he saltado un caminito de hormigas, como intento siempre hacer. No me pidáis el recorrido de mi mente hasta llegar a la reflexión final porque sería interminable e incomprensible, pero esto es lo que concluyo:

Vivimos en un mundo en el que el poder solo se asocia a fama, dinero, al éxito tangible, ese que se traduce como un gran trabajo, o una posición social alta. Asociamos el poder a la dominación, a ser alguien que domina las situaciones, que tiene personas a su cargo en el trabajo, que domina sus relaciones personales. Si lo aplicamos a mi vida el poder solo se asocia a Él, estoy segura de que la mayoría diría que Él es el poderoso, porque yo soy Suya, porque me someto a Él, aunque sea voluntario, el hecho de entregar esa parte de mi libertad me despoja automáticamente del poder en muchas cabezas. Pero os contaré un secreto, yo soy tremendamente poderosa también, y no, no quiero dominarlo, no lo quiero para mí, no quiero que me obedezca, no quiero sentirme por encima, no quiero que reconozca mi posición, no quiero nada de lo que conlleva el concepto de poder que la sociedad ha asimilado como el único.

Miremos la naturaleza, miremos cómo funciona, hemos de reconocer que es la mejor maestra pues funciona a la perfección, todo está pensado matemáticamente, todo tiene su sitio y su lugar. Toda su flora y fauna están concebidas en un equilibrio perfecto. Digamos que en nuestra mente el poder lo simbolizarían los grandes depredadores. No me digáis que no asociáis el poder a los leones, animales grandes, hermosos, que caminan con seguridad y majestuosidad, saben que tienen garras y dientes, saben que otros animales se rendirán a ellos. Y es cierto, son poderosos, pero no son los que tienen el único poder. Si seguimos fijándonos toda especie es poderosa, es necesaria y consigue algo increíble, que el mundo siga, que el equilibrio se mantenga. Pero para hacer más evidente lo que quiero explicar vamos a fijarnos en las hormigas. Pequeñas y silenciosas, si las comparamos con un león es un auténtico disparate, sus patitas finas van rápido siempre, sin emitir sonido, casi sin pisar el suelo, nada comparado a la huella que deja la pesada y gran pata de un león. No nos miran a los ojos, no nos desafían… pero son muy poderosas, tanto que son de los seres más fuertes del planeta, llegando algunas a coger cincuenta veces su peso. Están ahí, haciendo lo que tienen que hacer, calladas y humildes, manteniendo el equilibrio de la vida, del mundo. Si las hormigas se extinguieran tendría un efecto catastrófico, un caos. Y no piden nada, no quieren ser leones, solo quieren ser lo que son, dedicarse a lo que sienten que deben dedicarse. Esto es solo un ejemplo, pero creo que es evidente que el poder no es lo que creemos que es, o al menos, no el único tipo de poder. Yo me siento una hormiga, pequeñita pero muy fuerte, muy poderosa. Una hormiga que se agobia cuando le dicen que debería ser leona, porque se siente menospreciada, siente que obvian toda su magia, todo su poder, su fortaleza. Imaginad una hormiga queriendo ser leona… no sería feliz jamás porque no llegaría nunca a ser lo que intenta ser y tampoco sería lo que realmente es.

Si me veís caminando por la calle con la cabeza gacha, con la mirada al suelo, lejos de esa cabeza bien alta que se supone que deben llevar todos los que tienen poder, no creáis que no me valoro, que mi gesto es de inferioridad… sabed que miro al suelo para no pisar los caminos de hormigas, pues tienen todo mi respeto, y lo único que puedo hacer ante los seres que llevan su poder como ellas, lo menos que podemos hacer es no molestarlas, no pisarlas, dejar que sigan tranquilamente con su misión, respetar y valorar su silencioso poder.

Esto no es un menosprecio a los leones y leonas que también hay por la vida, todo lo contrario, también tienen todo mi respeto, no es cuestión de quitarles el poder a unos para dárselo a otros, es cuestión de abrir la mente de una vez por todas y para dejar de pensar que la vida es sota, caballo y rey. Hay muchas cosas, energías, poderes o llamadlo como queráis, que no entendemos, pero eso no significa que no existan.

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , , | 3 comentarios

El collar

En BDSM el collar es un elemento muy importante. Cuando una persona dominante se lo pone a una persona sumisa significa que quiere que sea Suya oficialmente, normalmente tras un periodo de prueba. No solo es un símbolo entre las dos personas, también para los demás, en una reunión o fiesta si algún invitado lo lleva, los demás dominantes entienden que tiene dueño y deben respetarlo. También tiene validez virtualmente poniendo las iniciales entre corchetes. La norma es que esto se respete pero, como todo en la vida, depende de lo educados y respetuosos que sean los demás con estos protocolos.

Esta es la teoría y la forma de proceder más común, pero ni es imprescindible ni obligatoria, de hecho nosotros lo vivimos de otra manera. Nuestro proceso fue muy distinto, partíamos de cero, creo que estábamos más preocupados en otros asuntos como para seguir protocolos. El contrato ya nos daba una seguridad, más allá de ello Él no necesitaba ningún símbolo y yo ni siquiera lo pensé en ningún momento. Digamos que al principio nunca nos sentimos que formábamos parte del BDSM por lo que no nos planteamos siquiera seguir sus protocolos. Realmente estábamos muy ocupados en nuestras hijas que aún eran muy pequeñas, trabajo, estudios… así que íbamos transformando nuestra relación como buenamente podíamos. Pero el tiempo pasa rápido, nuestro proceso de pareja vainilla a D/s se completó, yo me sentía totalmente Suya y Él se sentía mi dueño por completo. Empecé a escribir en twitter, veía que otros sumisos tenían las iniciales de sus dueños en el nombre. Le pregunté si deseaba que yo me lo pusiera, dijo que estaba tan seguro de que le pertenecía por completo que no necesitaba ese gesto. No quería collar virtual, por lo que di por hecho que no tendría uno físico con la forma típica BDSM, ya que lo que sí me había regalado era una gargantilla con un brillantito que debía llevar siempre, también tatuó Su nombre en mi muñeca… digamos que usó Sus propios símbolos. Pero llegó el momento de ir por primera vez a un local BDSM, de relacionarnos con otras personas. Primero tendríamos una sesión en aquel bonito lugar y después una comida con otras personas. Cuando nos quedamos solos allí yo estaba extremadamente nerviosa, desnuda y expectante escuchando cómo trasteaba en la maleta en la que portaba todos Sus “juguetes”. Me esperaba un azote para iniciar, unas pinzas, o cualquier cosa menos algo rodeando mi cuello. Qué emoción me invadió, me miró y dijo que estaba preciosa, que había tardado en encontrar uno que le gustara, lo suficientemente bonito para mí, pero que había merecido la pena y me llevó ante un gran espejo redondo que había en la pared. No se me va a olvidar nunca mi reflejo con ese collar rojo y negro, con esa gruesa argolla, era fuerte y recio pero el más bonito y elegante que había visto nunca. Me cubría casi todo mi pequeño cuello lo que lo hacía un poco incómodo, eso me encantó, hacía patente su finalidad. Me vi preciosa, tengo que decirlo, estaba guapísima, y aún hoy me veo así cada vez que me lo pone, que no es muy a menudo. Que eligiese aquel día para ponérmelo no era casualidad, después en la comida me dijo que lo llevase. Una cosa es que en nuestra intimidad no sigamos ciertos protocolos y otra es que cuando estamos en grupo respetemos y participemos de ellos. Es como el dresscode, no somos muy de vestir de negro, o de cuero etc… pero si en una fiesta hay que llevarlo lo cumpliremos. Aquel collar fue un regalo precioso, uno similar al resto de de los que simbolizan mi entrega a Él, pero no es más importante que los otros y mucho menos que la entrega en sí. Y con esto llego a por qué casi no me lo pone. Es solo un elemento más, quizá en una fiesta signifique mucho, pero en nuestro día a día no. Fuera de las fiestas cumple su función como collar, por si quiere enganchar la correa, o por si quiere pasearme, retenerme etc…

Entiendo que el collar es un símbolo importante en el BDSM en general, pero no hay que perder de vista que la entrega va por dentro, yo llevo siempre mi collar aunque no lo tenga puesto, y desde mucho antes de habérmelo atado al cuello.

Publicado en 24/7, D/s | Etiquetado , , , | 2 comentarios

La flor del naranjo

Quería estar un tiempo sin escribir entradas que no tuvieran que ver con BDSM, quizá sean tonterías mías, pero son entradas que me desgastan mucho por dentro, mucho más que cuando hablo de mi forma de vida… quizá porque las escribo desde una parte más profunda y necesito estar tranquila un tiempo, sin removerme mucho. Pero hoy estoy con el nudo en la garganta, estoy tremendamente emocional, quizá sea la luna llena de estos días que siempre consigue cambiarme. Quizá quiera publicar esto hoy porque anoche me dormí pidiéndole a mi abuela que me hiciese soñar con un lugar en el que no existieran la angustia y el miedo que me encogían el corazón. Así que publico esta entrada antes de volver a acurrucar mi alma de nuevo para que descanse…

Para que sepas – Juan Luis Guerra

Cuando las arrugas surquen mi rostro, cuando ya no haya manera de ocultar los caminos que seguí, cuando mi piel supure historia, sabiduría y calma como lo hacía el de mi abuela… Cuando sea capaz de sentarme en la terraza de noche con mis nietos siendo totalmente consciente de que mirar las estrellas y los aviones que pasan es la felicidad. Cuando esté cargada de infinita paciencia, cuando sea capaz de mirar a las personas con la mirada que tenía ella, cuando sea yo la que guíe como ella hizo y hace conmigo… Cuando llegue ese momento deseo que esta canción sea la que impregne los recuerdos de mis seres queridos, deseo que sea la que haga traer mi sonrisa a la mente de los que me quisieron…

Hoy quiero hacer un encargo, pedir un favor a los que me leéis, no es un favor cualquiera, es una petición única y extraña… quiero que guardéis esta canción en el recuerdo, en un rinconcito de la mente y si al pasar los años un día descubrís que ya me fui, que me desvanecí, que cerré los ojos para no volver a abrirlos pido que, si alguien se acuerda y tiene la manera, le haga llegar a mis hijas, a mis hermanos, a mis primos, a las personas que aún vivan y me quieran, este canción, esta musiquilla, esta letra. Y le digáis que al igual que yo tuve a mi flor de la canela, que al igual que yo la amé con todo mi ser, que yo me sentí arropada y comprendida en su regazo, que al igual que yo la vuelvo a sentir cerca cuando escucho la melodía de esa canción. Que como ella me dio ese regalo para que no me olvide que nunca me dejó de verdad, para que nunca me sienta realmente sola, yo quiero dejarles a los que me quieran así está canción, quiero ser su flor del naranjo esa que no destaca por su hermosura, aunque es bonita, esa que no dura si la cortas, pero esa que te recuerda que está con su fragancia que embelesa, esa que te hace detenerte un segundo para saborearla pero no da para oda. Esa que está sin llamar mucho la atención, pequeña y humilde, regalando su olor incondicionalmente, aunque no la consideres la más bonita de las flores, pero esa que si la hueles mucho marea y agobia. Sí, la flor de la naranja amarga seré yo…

Quizá sea soberbio por mi parte, pero es lo que siento al escuchar esta canción, con un nudo en la garganta me imagino abriendo las ventanas como lo hacía ella, siguiendo con su legado, ese de inmensa dulzura y ternura a pesar de todo, a pesar de la dificultad que tiene el amor incondicional. Y yo aún no soy esa flor del naranjo, aún no tengo ese algo que ella consiguió, pero me inspira cada día para luchar por ello. Lucho por la naturalidad, por ese amor, esa humildad…

El día que las arrugas surquen mi rostro, cuando no pueda ocultar las lágrimas que mis ojos derramaron, los dolores que encogieron mi corazón, cuando sea capaz de sonreír incluso en el peor de los momentos, ese en el que te vas a apagando y ves a tus hijos y nietos deseando que no te vayas pero sabes que no puedes darle lo que quieren… cuando ese día llegue poned esta canción y bailadla en silencio, acordándoos de mí.

Ella era la flor de la canela y ojalá yo llegue a ser la del naranjo.

 

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , , | 3 comentarios

El contrato

Por diversos motivos de vez en cuando hablaré de conceptos más básicos y cómo los vivimos nosotros. Aprovecho para abrir la veda para que me propongáis temas que os interesen o de los que queráis que hable. Me he dado cuenta de que a veces me limito, así que prefiero que seáis vosotros los que me abráis más campos. Podéis hacerlo por email, en comentarios, o en twitter. Estaría encantada de que lo hicieseis y muy agradecida. Dicho esto aquí va el primero de estos temas:

El contrato en BDSM es un papel en el que dos personas que quieren iniciar una relación D/s  exponen sus condiciones, límites y demás. En él se establece también la palabra de seguridad, lo que ocurrirá si alguna de las dos partes incumple tal contrato etc… Evidentemente no es un papel legal, es más un pacto escrito entre esas dos personas.

Cuando le confesé qué necesitaba me pidió que investigara sobre el tema en internet ya que mi única referencia era Historia de O y mi imaginación. Lo primero con lo que me topé fue con este concepto. Me llamó mucho la atención, era algo que no me esperaba en un mundo que yo imaginaba tan pasional, tan sexual… un contrato era como un elemento frío y calmado. Se lo conté y con Su mente de ciencias, mucho más racional que la mía, le pareció un buen primer paso. Yo al principio reconozco que lo viví más con la emoción de hacer algo así, pero sin entender lo importante que era. Hoy en día ese contrato está obsoleto, siempre tuve claro que no quería límites, no me quería regir por un contrato, pero todo debe ser poco a poco. Ahora está en una carpetita verde junto a las fustas, cuerdas, ganchos y pinzas, es como una reliquia, como un recuerdo tierno pero ya sin ninguna validez. Aunque no nos rijamos por él, es ahora cuando he comprendido lo importante que fue. Cuando dábamos nuestros primeros pasos nos ayudó a pararnos, a meditar los puntos, a hablar directamente sobre lo que cada uno quería y temía, a sacar lo importante de mis fantasías, enfrentarme a lo que realmente quería de ellas, qué me asustaba de verdad. Nos ayudó a comenzar con los primeros protocolos. Darle la seriedad necesaria para llevarlos a cabo. Esto es fundamental, hoy en día si Él me dice espontáneamente una nueva norma yo la acato y la integro con el resto. Pero en aquella época veníamos de una relación muy distinta, no es que quisiese desobedecerlo, es que no estaba acostumbrada a tener normas, mucho menos que fuesen de Su parte, es más, me daba una especie de vergüenza rara obedecerlas. Como si Él la hubiese dicho pero no para que la cumpliera de verdad y siempre. Pero verlas sobre el papel y firmarlo era otra cosa, les daba peso y sobriedad, era un compromiso real y firme de comenzar con este camino. Creo que a Él además le daba fuerza para llevar a cabo las consecuencias de mis faltas, como si antes le diese la misma “cosilla” ejercerlas como a mí obedecerlas.

Firmamos nuestro contrato el día que nos casamos, era nuestro símbolo, nos casábamos y comenzábamos una unión distinta, una relación distinta. En aquella preciosa cama con dosel me ordenó por primera vez que leyese algo para Él, era ese contrato. Si leerlo para mí ya daba impresión hacerlo en voz alta, escuchando todos esos compromisos saliendo de mi boca, esas normas me encendían la cara y, por qué no decirlo, la entrepierna.

La verdad es que en ese contrato pocos límites tenía ya, prácticamente ninguno, pero me gusta cuando se me olvida que existió, de hecho hablo de él porque en distintas conversaciones ha surgido casualmente y me ha hecho mucha gracia la reacción de sorpresa “¿Pero  vosotros tenéis contrato?” y me he sonreído llena de ternura al recordarlo: “Sí, lo tuvimos”.

Publicado en Conceptos, D/s | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los colores de tu mundo

Colours – Donovan

Caminaba cierto día por el desierto de tu barriga, sediento venía de las suaves dunas que son tus pechos, mordí en ellas la arena, agarré fuerte los granos que se escapaban entre mis manos. No quemaba, era templada, cálida y acogedora, esa arena es mi hogar, esos pezones son mi asiento. Caminaba cierto día sediento por el desierto que es tu barriga, cuando tropecé y caí en el pozo de tu ombligo. No había agua, era solo hueco, pero agradecí el frescor de su profundidad, cogí fuerzas para subir y regresar al camino para saciar mi sed. Subí la suave inclinación de tu monte de Venus, qué colina tan hermosa, hecha de tierna tierra que al tumbarte se amolda a tu cuerpo, ternura que al tumbarte te hace sentir que flotas. Podría haberme quedado allí, pero yo quería el agua sagrada que tienes entre tus piernas, quería saciarme allí, anidar entre tus labios, dormir con la cabeza en tu clítoris, arropado con tu suave piel…

Caminaba cierto día por tu cuerpo, lúcido pero sediento de ti, pensaba, divagaba: Y es que eres mi mundo, un mundo complejo y hermoso, con el desierto de tu tronco, la colina de tu pubis, la cueva entre las piernas, el estrecho túnel que es tu culo, el hermoso y salvaje bosque de tu pelo, el mar de tu boca… Déjame vivir aquí, yo te habito porque tú lo permites, déjame vivir aquí. Construiré una cabaña en tus nalgas, las araré, haré surcos en ellas para que crezca mi trigo, para que crezcas, para que me alimentes. Sé mi Ceres, sé mi Diosa, yo te rendiré culto en el altar de tu nuca, ese que besaré para que te estremezcas… déjame hacerme viejo explorando tu cuerpo, no moriré sin haber descubierto cada uno de tus lunares, ese es el oro que das. Déjame andarte, déjame entrar en tus recovecos, déjame descubrir tus misterios, esos que van más allá de tu corteza. Déjame acurrucarme en el hueco de tu clavícula cuando esté triste, déjame morder tu carne cuando esté enfadado, pues saborearte es mi calma, dame ese trocito de ti, por favor… y déjame sufrirte, padecer el terremoto de tus temblores, las sacudidas de tus escalofríos. Ahógame con tus lágrimas, hazme temer el sonido de tus de tus lamentos, me refugiaré entre tus dedos cuando vengan los huracanes de tus miedos, el tornado de tu dolor…

Caminaba cierto día por el cauce de la columna en tu espalda, me dirigía a tu rostro, quería asomarme a tus ojos, me senté en la punta de tu nariz a observarlos. Me daba vértigo su profundidad ¿Hasta dónde llegarían? ¿Cuántas cosas que no entiendo hay en ellos? Miraba fijamente cuando un destello inmenso salió de ellos y me dejó ciego. Lloré, lloré mucho. Ya no podría ver tus dunas, tus sonrisas, ya no podría ver los surcos de tus nalgas…

Gateaba cierto día por el desierto de tu barriga, subía hacia tu cuello, palpando pues no podía ver. Sentí la templanza de tus pechos como nunca lo había hecho, avancé y llegué al esternón, allí pegué la oreja al suelo y a través de la piel escuché tu corazón como jamás lo había hecho, era el sonido de mi mundo, era la música de mi vida…

Gateaba cierto día por el desierto que es tu barriga, ciego y feliz, había comprendido que a ti no hay que adorarte, no hay que verte, ni beberte, a ti hay que vivirte.

Publicado en Cuentos | Etiquetado , , | Deja un comentario

Viaje a Barcelona

Salimos a las doce de la noche destino Barcelona, pero ese viaje comenzó mucho antes, varios meses antes.

Un día me crucé con un vídeo en Youtube, unos chicos entrevistaron a una chica que se dedicaba a la prostitución por voluntad propia, me pareció un video genial, la trataban con respeto pero a la vez con cercanía, pensé que si alguna vez hablaba de mi forma de vida en público sería con alguien como ellos. Me fui a la bañera y no paré de fantasear con cómo sería, qué cosas diría, era solo una película, no tenía ninguna fe en que eso pasara, no es algo raro en mí montarme ese tipo de teatros en la cabeza. Cuando me secaba estaba ya en el punto de sentirme mal por saber que solo era una película mía, que eso jamás sucedería, sobretodo porque no sería capaz de dar ni un solo paso hacia ello. Le escribí a mi Amo, le dije que estaba tristona, le conté el porqué. Tras hablar con Él me senté frente al ordenador a escribirles un mail, al menos por proponerles el tema, aunque decidiesen coger a otra persona para hablar sobre ello. Ese mail se quedó en borradores durante meses. Un día volví a ponerme gris, a enfadarme conmigo misma por saber que tengo la capacidad de hacer muchas cosas, de conseguir muchas cosas pero estar paralizada, no dar nunca el primer paso para llegar a ellas. Para solucionarlo decidí hacer ese día un pequeño gesto, algo que me calmara la decepción conmigo misma que me amargaba el día. Y recordé el mail, estaba escrito, solo tenía que darle al botón de enviar. Ya no era por aquella película en la ducha, como hablé con algunas personas de mi entorno, no creí que fuesen ni a leerlo, seguro se perdería entre los miles de mails de propuestas de trabajo y fans. Y debo reconocer que estar tan segura de ello me aliviaba, dar a enviar me calmaría pero no supondría mucho más, no me enfrentaría a nada. Qué puta es la vida, cómo no nos deja hacer las cosas a medias. Le di a enviar por la mañana y esa tarde tenía su respuesta, querían que fuese a grabar con ellos. Corriendo se lo dije a Él: ¿Y ahora qué hago? “Pues qué vas a hacer, ser valiente del todo”. Dos meses después estaba viajando hacia Barcelona, a desnudarme.

En eso dos meses he sentido de todo, valor, inseguridad, fuerza, miedo, incredulidad… De todo, el miedo a que mi vida cambie en algo era lo más duro.

Ha sido una aventura, creo que de las experiencias más extrañas de mi vida, el rodaje fue largo e intenso, por problemas ajenos a los que lo estábamos haciendo hubo muchos cortes, tuve que retomar muchas respuestas por las interrupciones… Me sentía fuera de la pecera, fuera de mi mundo y mi seguridad, pero a la vez me sentía bien, rodeada de personas que valoraban lo que estaba haciendo, hablando de algo tan íntimo y personal como es tu vida y cómo la vives. Y tenerlo a Él sentado frente a mí me aportaba esa seguridad que necesitaba. Y su “Qué orgulloso estoy de ti, eres una valiente” al final de todo fue muy importante para mí. Cuando acabamos de grabar fuimos a ver la ciudad los dos solos, Barcelona es bonita pero reconozco que ese día no podía fijarme en ello. La cabeza me hervía: “¿He dicho esto?¿He dicho lo otro?¿Me habré expresado bien?¿Y si se saca de contexto?¿Qué pensarán los que me leen?¿Qué pensarán mis amigos?¿Y si dejo de gustarles?¿Y si dejan de leerme porque no soy como esperaban?¿Saldré fea?¿Me dará vergüenza verme?¿Seré capaz de verme y escucharme?¿Irán mucho a por mí?¿Me criticarán de forma dañina mucho?¿Seré capaz de soportarlo? Etc…” y mil cosas más, os estoy siendo muy sincera, fue una tarde horrible, en la que el Ego estaba privándome de disfrutar de la ciudad, de Él y mi gran paso. Ahora lo veo, ahora me diría en ese momento que dijese lo que dijese, pase lo que pase, el hito para mí ya está hecho, he sido capaz de dar un gran paso, de conseguir algo que me he propuesto, di ese primer paso y los que le siguieron, eso no puede arrebatármelo nada.

Pero poco a poco el resto del viaje me ha ido llevando a nuevos aprendizajes, nuevas conclusiones. A veces planeamos las cosas creyendo que son aleatorias pero no lo son en absoluto y resulta ser lo que necesitabas. El segundo y último día en Barcelona fue mil veces mejor, estaba tan nerviosa los días previos que no planeé qué quería ver, dónde ir, comer… pero Él sí, así que me dejé llevar. Ahora tengo esos momentos “tontos” esos que son los que me gustan, la coca cola que te tomas en el sitio más insospechado, el ratito que te sientas en esas escaleras antiguas a la sombra, tengo los lugares a los que Él me llevó, tengo esa riquísima comida al borde del mar, esa infusión en el Bosque de las Hadas, ese mojito de Frambuesa con vistas a la Rambla…

A la vuelta decidimos parar en algún pueblecito y hacer noche para no hacer el viaje del tirón, perdíamos un día de Barcelona pero volver a viajar diez horas seguidas me parecía una locura. Sé que en la era de las comunicaciones, de los transportes, viajar en coche parece raro, pero nos gusta lo clásico del coche, la música sonando, cantar esas canciones con los paisajes a nuestro alrededor, viajar a nuestro aire, a nuestro ritmo… Pues ese pueblecito fue de esas cosas “casuales” que luego descubres que no lo son. Cuando llegamos a Bocairent mi energía cambió por completo, entre montañas, rocas enormes, casas antiguas, me sentí como en un retiro, necesario, un nexo entre lo extraño de Barcelona y la rutina de mi hogar. Fue como si el universo me sacara del mundo para dejarme coger fuerzas. Allí los nervios y miedos de Barcelona desaparecieron por completo, mi mente dejó de estar aturdida. No olvidaré esa placita con su frescor nocturno, esas patatas bravas, la horchata, el mojito, el licor de arroz… esa sensación de estar sentados sin más, dejándote envolver por el encanto del lugar. No olvidaré esa ruta mágica con ese hueco en la roca, ese en el que me pidió que me quitase las bragas. No olvidaré esa casa que olía a historia, con sus preciosas escaleras, esa sensación de que algo o alguien nos rondaba, esa noche con las manos al cabecero de barrotes, con las campanas dando las en punto, sonando una vez para las y cuarto, dos para las y media, tres para las menos cuarto, y Su voz entre bocados, azotes, pellizcos, pinzas etc… “Uy las campanas, a ver si te acuerdas de lo que te he enseñado ¿Qué hora es?”.

Y no me olvido tampoco del viaje de vuelta, con esa tormenta de verano que me regaló ese olor que tanto adoro a tierra mojada. Ese batido de Matcha y ese crep recién hecho que sabía a gloria.

Este viaje ha sido una aventura, una que me ha hecho pasar ratos extraños, pero que me ha dado también grandes cosas y momentos. Y una vez me ha hecho confirmar que elegir bien la compañía en las aventuras es casi más importante que la aventura en sí.

Gracias Amo por conducir toda la noche para llevarme a mi destino, gracias por hacer bonitos los días que mi mente quiere sabotear, gracias por darme esos detalles que marcan tanto la diferencia, gracias por dejarme mirarlo embobada mientras tararea y conduce. Gracias por guiarme siempre.

Publicado en 24/7, Colaboraciones, Entrevista, Recuerdos, vivencias | Etiquetado , , , | 11 comentarios

Desnudarme

¿Qué si me asusta desnudarme? Me aterra. Pero mi piel no está hecha para ser vestida, mis tripas no soportan permanecer ocultas. Cuando me desnude unos me verán hermosa, otros dirán que no estuvo bien hacerlo, habrá quien se fije en mis defectos, tergiversarán mis cicatrices, sacarán de contexto mis lunares… pero no me importa, hay algo que me empuja a hacerlo: hazlo, hazlo, quítate la ropa, las bragas, quítate la piel y enseña al mundo lo que eres, no tengas miedo de tus palabras, quién quiera las entenderá quién no quiera no, y eso no depende de ti.

¿Que si me asusta desnudarme? No hay día que no me plantee si es un error, si ponerme en el punto de mira cambiará en algo mi apacible vida.

Pero hay una voz lejana, de otra dimensión, de otro mundo, que me dice: Hazlo, no pasa nada, tranquila, estás protegida, todo lo que ocurre es para aprender, mejor llorar que quedarse estática. Zambúllete en la vida, vívela, no te limites a observarla como si fuese una película, demuestra que eres la protagonista.

Publicado en Aprendizajes, Bruja, Reflexiones | Etiquetado , , | 4 comentarios

Me sube la bilirrubina

Son las 10:30 de la noche, Él está en la mesa de al lado con Su ordenador, suena Juan Luis Guerra y Él canta todas las canciones, silba las melodías y mi estómago está lleno de palomitas que revolotean cada vez que pienso que al fin voy a verlo en concierto. Esta tarde yo estaba triste, las hormonas a veces me juegan malas pasadas y Él, que no soporta guardarme secretos y mucho menos verme triste, me ha puesto una canción suya y me ha desvelado Su regalo de aniversario: “No estés triste, vamos a ir al concierto”. Las emociones me han desbordado, me he bloqueado y hasta que no he llorado un rato de agobio no he podido llorar de alegría.

¿Juan Luis Guerra? Os preguntaréis… me gustan muchas canciones y tipos de música, pero sólo tengo unos cuantos grupos o cantantes en la lista de “Indispensable ver en directo”: Mecano, Depeche Mode, Muse, Revolver y Juan Luis Guerra. Mecano evidentemente está difícil, pero Él me llevó al musical y al concierto conmemorativo de Ana Torroja, Depeche Mode fue increíble y ya solo me quedaban tres… Lo que hace que Juan Luis Guerra sea el más especial es que me ha acompañado a lo largo de mis 30 años de vida. Sus “Burbujas de amor” me transportan a mis 7 años, a los veranos en el cortijo de la playa, a los apartamentos de los amigos de mis padres, a las cabañas que me hacía mi abuelo con esterillas… la Bilirrubina me lleva al asiento trasero del Ford Orión de mi padre, al tacto de su tapicería, el color y el olor…  era la banda sonora de cada viaje a la playa, no sonaba otra cosa, y justo eso fue otra de esas señales que me dijeron que encajábamos a la perfección. El primer verano juntos, una tarde, el coche de Su padre, Él conduciendo de camino a la playa, la música empieza a sonar y ahí estaba, como si fuese lo natural, como si un camino a la playa no pudiese tener otra voz que la de Juan Luis Guerra “¿Te gusta? Es la música que mis padres me ponían cuando íbamos a la playa” no podía creerlo. Esa noche me dijo el primer “Te quiero”, hicimos el amor también por primera vez al lado del mar, bajo la Luna… y Juan Luis Guerra pasó de ser algo mío a algo nuestro. Años después mis hijas canturrean divertidas “Ojalá llueva café en el campo” cada verano, porque ahora los padres somos nosotros y hemos seguido con la tradición.

“Te regalo una rosa” ay, esta es realmente especial. Desde que nacieron a mis hijas les canto nanas antes de dormir, pero una noche le pidieron a su padre que lo hiciera. Conforme me acercaba por el pasillo escuchaba el susurro de Su voz cantándosela, desde entonces adoran esa canción y yo más, la ternura que me provoca que la quieran en sus mp3 “Es que es la canción que nos canta papá” como si yo no lo supiese, como si yo no la guardase como un tesoro justo por eso, como si las lágrimas no se me saltaran cuando las imagino de adultas en alguna celebración importante bailándola con su padre como algo solo de ellos. Con sus cabecitas echadas en Su pecho lleno de orgullo…

Podría decir mil canciones más, “Bachata en Fukuoka”, “Frío frío”, “Cuando me enamoro”… mil canciones que me traen mil sensaciones y recuerdos. Pero hay una que es especialmente importante porque representa perfectamente lo que siento por Él, y que se reafirma cada día un poco más: “Solo tengo ojos para ti” y es que cómo no tenerlos cuando tiene detalles como el de hoy, cuando está siempre pendiente de verme sonreír, cómo no tenerlos si Sus brazos son mi refugio, cuando Sus bocados son mi placer. Si Él cada día me muestra lo increíble que es, si Él me sube la bilirrubina, si Él me canta que quisiera ser un pez para pasarse el día mojado en mí, si Él… si Él es un sueño.

Quería publicar algo más salvaje, llevo tiempo con ganas de escribir sobre sexo sucio y duro pero al ponerme ante el folio en blanco con Él y Juan Luis Guerra de fondo me he enternecido. Las palomitas revolotean en mi estómago, no solo pensando en ese día, sino en el mes que queda hasta que llegue… adoro Su forma metódica de preparar todo.

Publicado en 24/7, Música | Etiquetado , , , | 2 comentarios