Las diferencias

Leyendo este post del blog Mariposas de chocolate, me sentí tremendamente identificada, ya había hablado con una lectora sobre spank y BDSM y yo defendía justo eso, que no es lo mismo, pueden tener rasgos similares pero no es lo mismo. Esta lectora es spankee y sin embargo nos entendemos tremendamente bien, tenemos sentimientos parecidos, y ella se siente identificada con mucho de lo que escribo, pero lo canalizamos de manera distinta, ella con el spank y yo con el 24/7. Marcar una diferencia se tiende a entender como algo negativo, en mi blog defiendo el 24/7 porque es lo que yo vivo, no sé hablar desde otra perspectiva porque no la siento, eso no hace que lo que yo digo sea mejor o peor que nada, simplemente es mi sentir. Dicho esto, cuando leí el post sentí la necesidad de marcar mis diferencias, llevo ya un tiempo dándole vueltas a las diferentes formas de vivir el BDSM y en algún post ya he hablado un poco de esto, pero me apetece dedicar una entrada a este tema.
Yo soy Suya, sin roles ni títulos, le pertenezco entera y acato cualquier decisión que Él tome. Creo que el 24/7 es un BDSM sin roles, eso es lo que nos diferencia de otras formas de vivirlo, para mí es indispensable integrar ese sentimiento a mi vida, necesito saber que no soy una sumisa, sino que soy Ángela, que pertenezco, no a un Amo, sino a Él, necesito esa normalidad, no quiero ser sumisa de sesiones, de hecho las sesiones no es lo que más me gusta. Vuelvo a hacer hincapié que esto no es una defensa del 24/7, no digo que mi forma sea la mejor, probablemente sea la más alejada de lo que es correcto, quizá sea la menos sana, no son pocas las veces que, como ya sabéis, pienso que estoy loca, pero por suerte o por desgracia es la única que me vale.
Os pondré un ejemplo: por mi forma de ser, por mi físico y mi cara a veces los hombres me ven como una niña, mi Amo muchas veces me trata como tal, eso podría hacer que parezca que nuestra relación es un poco daddy/littlegirl, pero no. Una cosa es tener esos roles, y otra que por protocolos o comportamientos se reproduzcan escenas similares. Voy a explicarme: a veces soy una caprichosa, me enfurruño como las niñas, fruto quizá de ser hija única sobreprotegida, mi Amo me regaña y castiga por ese comportamiento, me dice que soy una niña pequeña y que tiene que estar encima de mí… esa escena puede identificarse con esos roles, pero no los somos, el no es mi Daddy ni yo su Littlegirl, cuando actúo como una niña es porque realmente de manera natural me sale, no es algo que controle, no estoy provocándolo. No sé si entendéis el matiz del que hablo, necesito sentir que cada paso que doy en la vida es real, aunque le perteneciera de la misma manera, si lo llamara Daddy perdería realismo para mí, porque realmente no es mi Daddy. Y si lo llamo Amo no es desde cómo se entiende en BDSM, lo llamo Amo como las esclavas en la antigüedad llamaban a sus dueños, porque así es como lo siento, como mi dueño. Repito una vez más que esto no es una crítica, todo lo contrario, cuando veo a los que practican el Dd/lg me dan envidia, reproducen escenas que me excitan muchísimo, que me gustaría poder vivir, pero que a la hora de la verdad no me satisfacen, me dan un sentimiento de amargura porque no son reales. Cuando era pequeña una de las cosas que imaginaba era que alguien me secuestraba y me trataba como a una niña pequeña, con pañales, biberones y demás. Imaginad mi frustración cuando ahora que podría vivirlo no me excita porque no es verdad, Él no quiere que yo sea su bebé ni yo que me trate así, por lo que no me gusta hacerlo ni siquiera un ratito. Esa parte de mí es una cruz, para que algo me guste tiene que tener un trasfondo, y hasta no hace mucho me torturaba pensar que todo esto no fuese real, que quizá Él no quisiera dominarme realmente, que lo hiciera por darme el gusto pero que en verdad Él podía vivir sin ser mi Amo. Ese miedo me atormentaba, pensar que algún día descubriera que Él no quería ser dominante sería para mí mucho peor que cualquier mentira o infidelidad, prefiero descubrir que se ha acostado con 20 mujeres sin decírmelo.
En definitiva, creo que tendemos a generalizar al hablar de BDSM, de Amos y sumisas, creo que estamos llenos de diferencias y que eso enriquece, para empezar creo que marcando esas diferencias evitaríamos que muchos y muchas se sintiesen mal, ya que, sobretodo al principio, ves a otras sumisas o a otros Amos que hacen o dicen ciertas cosas y tú no te identificas con ellos, y automáticamente piensas que quizá tú no valgas. Es como si alguna sumisa me lee y cree que para ser buena sumisa tiene que entregarse como yo, pero ella quiere mantener su parcela de autonomía, a ella yo le diría que es tan sumisa como se sienta, que seamos distintas no hace a una mejor que otra. Y con los Amos pasa exactamente igual, y confieso que yo era de las que generalizaba sin querer a los Amos, creía que todos tenían los mismos gustos, inquietudes y actitudes, pero ya he comprendido que cada uno tiene su personalidad y sus diferencias.
Por otro lado se hablaba el otro día de la “imagen adecuada” que hay que tener en BDSM, algunos decían que se habían sentido rechazados. En mi caso, cuando descubrí la comunidad, también tenía miedo de que me ocurriera, ya que mi estética no encajaba con la imagen que tenía de las personas que formaban parte de esa comunidad. Imaginaba a personas oscuras, vestidas de cuero, llenos de hebillas y cadenas… yo soy muy coqueta, no me gusta el cuero y el negro lo uso en contadas ocasiones. Me gustan las cosas cuquis, de hecho mi trabajo va de eso, y soy un poco tonta hablando. Creí que esto sería un problema cuando me relacionara con esas personas, pero mi sorpresa fue cuando comencé a conocer gente y eso que yo creí tan importante, nadie le dio importancia, nos aceptaron sin problemas, y también descubrí que no todos eran como yo imaginé. Cada persona era de una manera, con un estilo distinto, el estilo con el que personalmente se siente más identificado. Juzgar a alguien por ese estilo me parece una auténtica chorrada, eso sí que es obviar que todos somos diferentes.
En definitiva cada uno vivimos el BDSM de una manera, e incluso aquellos que compartimos forma de vivirlo somos diferentes, ya que como personas lo somos. No juzguemos, es mejor escuchar las opiniones y vivencias de todos, eso nos hará aprender, nos hará crecer. Siempre me he quejado de que no encajaba en ningún grupo, demasiado hippie para los pijos, demasiado pija para los hippies, demasiado perversa para las niñas buenas, demasiado cuqui para el BDSM… ahora soy consciente de que nos empeñamos en encajar perfectamente con un grupo, sin darnos cuenta que no hay que mimetizarse con él, hay que vivir a nuestra manera, tu vida es en lo único que te tiene que importar encajar.

8 thoughts on “Las diferencias

  1. Pelusilla says:

    HOLA! Ahora has sido tú la que me has puesto contenta :). Muchas gracias de nuevo por leerme y sobretodo por comentarme que, repito, me encanta ( A ver si así se anima más gente a comentar jaja)
    Un besazo guapísima

  2. Carmen says:

    BUENOS DÍAS!! Y lo digo así de contenta porque leerte me ha arreglado la mañana que llevaba un poco torcida.
    Creo que el ser humano se obsesiona demasiado por encajar, y como dices, lo que hacer el mimetizarse.
    Me ha gustado mucho todo pero especialmente que seas tan sincera sobre lo que representa tu Amo. Yo me sentiría muy mal sabiendo que hacen algo solo por contentarme, por pena o sin desearlo realmente. Y está muy bien que en algo tan importante para ti tengas claras esas ideas.
    Pasa un feliz día.
    Un beso!

  3. Pelusilla says:

    Sí, me encantaría! Si quieres escríbeme por privado al correo azoteycafe@gmail.com y me cuentas cómo va la cosa, que nunca me han entrevistado jaja. Aunque también pensaré otras formas de colaborar, seguro que algo se me ocurre 🙂

  4. Mariposas de chocolate says:

    Ya que me sugieres esa posibilidad de colaboracion, yo tengo una seccion de entrevistas y me gustaria entrevistarte si quieres claro. Y si se te ocurre algo mas yo encantado.

  5. Pelusilla says:

    Gracias a vosotros por aguantar mis rollos, que escribo y cuando releo me digo: Pelusilla, te enrollas como las persianas jajaja

  6. Pelusilla says:

    De nada, un placer, me encanta el blog, ya tenía ganas de mencionarlo.
    Totalmente de acuerdo, he sufrido mucho ese igualitarismo a lo largo de mi vida en muchos aspectos, por eso me trabajo mucho la tolerancia.
    Gracias por leerme y ojalá surja alguna ocasión de colaborar

  7. Mariposas de chocolate says:

    Gracias por la mención, el enlace.

    El problema es cuando se confuden igualitarismo con igualdad. El igualitarismo es la uniformidad, la igualdad se basa en tolerar la diferencia.

  8. judith says:

    Habrá algo más maravilloso que ser personas y ser todos diferentes?.
    Gracias por este tiempo que nos dedicas.

Comments are closed.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad