Necesito parar y está bien

Llevo unas cuantas semanas con muchas cosas rondándome la cabeza, no sintiéndome del todo bien con todo lo que hago.

Volví tremendamente intensa, estos últimos meses he intentado estar a tope con las redes sociales, el blog, los libros… eso sumado a otros proyectos que no tienen que ver con el BDSM pero que me ilusionan igualmente, ha hecho que ahora mismo me sienta un poco desubicada y agotada. Me he acelerado y no me hace mucho bien.

Se me ha olvidado que aún estoy “convaleciente” que aún necesito ir despacio, aunque cada vez me sienta más fuerte y mejor, no quita el hecho de que no hace ni un año que terminé mi tratamiento.

Este vídeo, esa chica, esa canción… me llegó pero no la integré en mí, ahora sé que me resistía a aceptar que en este momento no puedo con todo mientras soy feliz, que no me da tiempo a saborear el orgasmo de vivir como lo hacía hace un año, y no pasa nada. «It’s OK».

Hace un par de semanas me pasó algo con el profesor de mi hija mediana que me dio que pensar mucho. Me dijo que fuese a hablar con él. Me quería comentar que mi hija estaba un poco despistada, que se olvidaba algunas cosas, que algunos días no traía algún ejercicio hecho… ese tipo de cosas. Que sabía que había sido un curso complicado pero claro, ya estábamos a final de curso. Venía a decir que como yo ya estoy bien pues que ella ya tenía que estar “normal”. Sus notas no se habían resentido, simplemente estaba despistada. Yo le dije que comprendía que me informase de ello, pero que tenía que comprender que ahora empezábamos a recuperar la normalidad, que demasiado bien había ido.

Cuando me fui me di cuenta de que yo me había visto reflejada en ese profesor, que yo soy más exigente y menos comprensiva conmigo misma que él. Que puede ver en mis hijas el esfuerzo que han hecho, puedo estar orgullosa por cómo han llevado un curso en el que volvían del confinamiento, en plena pandemia, con su madre terminando un tratamiento de quimioterapia y sometiéndose a una gran operación. Puedo ver que por muy “normal” que lo hayan vivido, hay un margen que hay que permitirles, un margen de recuperarse. Porque por muy bien que lo hayan llevado en algo les habrá afectado, lo raro sería que no fuese así. Los ritmos internos son lentos y sutiles, si puedo ver sus procesos, por qué no hago lo propio con el mío.

Tengo prisa, he pisado el acelerador como si quisiese dejar atrás todo lo más rápido posible. Y no, merezco respetar mi ritmo, de hecho no hacerlo fue lo que me llevó a esa situación. No puedo caer de nuevo en esa presión, en esa frustración por no cumplir las expectativas que solita me puse.

Así que voy a darme un descanso de algunas cosas (redes sociales, blog, divulgar BDSM) para dedicarme a otras: a mis relaciones, a escribir, a otros proyectos, a vivir el verano lento, despacito, con cuidado de no perderme nada, de no salirme del momento.

Esto es solo un hasta pronto, quizá aparezca de vez en cuando, pero seguro nos vemos a la vuelta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Ángela Ruiz Ríos.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  GoDaddy.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad