Restregándome

Estaba quedándome medio dormida aquella noche de domingo cuando dijo “¿Con qué mano prefieres hacerme la paja?”…

Mi primer orgasmo fue siendo niña, descubrí las maravillas que restregarte con un cojín podía darte. Durante años fue mi momento favorito. Por aquel entonces creía que todo eso con lo que fantaseaba se quedaría en eso, fantasías, así que había dado por hecho que mis orgasmos serían algo solo para mí. Que para alcanzarlos siempre estaríamos mi cojín y yo. No sé de dónde saqué esa idea tan triste, esa que me decía que con los hombres no tendría buen sexo, al menos no para mí… Menos mal que estaba equivocada. Encontré a esa persona con la que disfrutar y, no solo eso, además siendo mi Amo. Disfrutaba tanto con Él que abandoné por completo mi cojín y mis restriegos…

Y ahora estoy aquí esta noche de domingo, tantos años después, restregándome con Su pierna. E invaden mis sentidos las sensaciones del pasado, unas ya muy olvidadas. Y lo viejo se convierte en nuevo, esta noche de domingo. El pasado jugando con el presente, creando algo único y maravilloso. Me muevo, Él me habla, me cuenta una loca historia en la que nos conocemos desde niños, en la que juntos exploramos y jugamos a juegos poco inocentes. Y me recuerdo sola en mi cama, excitada y triste, a la vez que sustituyo la triste historia por la que Él me cuenta. Qué más da que sea mentira, el pasado no existe, es solo un pensamiento en este momento, pensamiento que puedo cambiar a mi antojo. Así que allí estamos los dos, de niños, jugando en mi cama. Descubriéndonos, fascinándonos con las primeras sensaciones sexuales… Y aquí estamos los dos, con más años y alguna que otra cana, pero siendo esos niños de nuevo, fascinándonos por cosas que creíamos ya descubiertas y, sin embargo, nunca habíamos sentido.

Me restriego con Su pierna, Él ha ordenado que lo haga, mi Amo lo ha ordenado. Mi niña interior está feliz, se cumplieron sus fantasías, no, se mejoraron sus fantasías. Nunca pensé que ese hombre con barba que tanto imaginé estaría de verdad aquí, a mi lado, tan pegado a mí que casi duele. Que sentiría Sus susurros al oído y que Él también contaría historias… Jamás imaginé que me ordenaría restregarme con su pierna como una perra. Así que la realidad supera la ficción en esa noche de domingo, en un gesto tan simple, tan sencillo.

Y es que imaginé mil situaciones enrevesadas, mil situaciones a cuál más fantástica y, sin embargo, es en lo cotidiano donde esa excitación más se manifiesta. Puede ofrecerme a otro hombre, puede llevarme a fiestas y exponerme… todo eso me divierte, pero si me dan a elegir me quedo con las noches de domingo, con los días entre semana, con Sus órdenes más sencillas, con Sus “restriégate como una perra”, con la mamada obligatoria del jueves, con las pequeñas humillaciones de nuestro sexo “normal”.

Y llega, el orgasmo llega, me he restregado mil veces con su pierna pero jamás alcancé el orgasmo. Esta vez me invade, es intenso y sabe a pasado, sabe a gloria, a recuerdo, a cariño y nostalgia, sabe a soledad pero ya estando acompañada, sabe a siglos, los que parecen haber pasado desde aquel primero con mi cojín. Gimo en Su boca, saboreo las sensaciones que recorren todo mi cuerpo, lo alargo aunque poco a poco se consume.

Qué hermosa noche de domingo viajando en el tiempo, siendo Su perrilla, reconectando con quién fui, quién soy… redescubriendo orgasmos ya muy vividos, sintiéndome tremendamente afortunada. Encontré a mi Amo, ese que empieza ordenando que lo masturbe y acaba regalándome un momento único.

Esta tarde nos vemos a las 17:30 (hora peninsular) en mi canal de Twitch. Empezaremos hablando de spanking terapeútico y continuaremos con lo que surja 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Ángela Ruiz Ríos.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  GoDaddy.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad