Un fin de semana de naturalezas

En estos meses he sentido mi sumisión en contadas ocasiones, no tenía nada que ver con Él, simplemente necesitaba reafirmar otras partes de mí. No me agobiaba, pero sí me resultaba extraño. No tenía fantasías como las de antes, no conseguía “bajarme”, quizá sí un poco y a veces, pero no estaban aquellas sensaciones que siempre me han acompañado. A veces me preguntaba si el BDSM se me había “acabado” si había cambiado tanto que algo tan importante para mí se había desvanecido. Nunca dejé de hablarle de Usted, como si ese fuese el gesto definitivo, ese que marcara hacia dónde íbamos como pareja ¿Recuperar los que fuimos o despedirnos de una época? Nunca dejé de hablarle de Usted porque algo dentro me decía que solo era cuestión de tiempo, solo tenía que dejarme llevar, no prestar mucha atención al proceso, disfrutar de otras maneras y de forma natural volvería. ¿Y si no lo hacía? No pasaba nada, confío en que todo cambio es para bien, encontraríamos la forma de conectar de otras formas igual de satisfactorias.

No es que en estos meses no hubiese escenas de Dominación y sumisión, las había, pero yo las vivía desde otro lugar…

Este fin de semana nos fuimos los dos solos a una zona de montaña preciosa. No tenía ninguna expectativa más allá de descansar, comer bien y disfrutar de estar juntos. El sábado por la mañana fuimos por un sendero maravilloso, de esos que me elevan el espíritu. Juro que lloré en varias ocasiones de lo bien que me sentía, lo mucho que estaba saboreando estar con Él en aquel precioso sitio. Supongo que será un tópico, pero es real, que desde que pasé el cáncer vivo de otra forma, las cosas me impactan de otra manera, y esa mañana me sentía afortunada de seguir viva.

Al terminar de comer nos fuimos al hotel. Tras descansar un rato, me obligó a escribir un poco. Luego una de mis fantasías se volvió en mi contra. Me llevó al baño después de follarme la boca de diferentes e intensas formas. Finalmente se corrió directamente en mi garganta, como no podía ser de otra manera no pude soportarlo y acabé vomitando, ya sabéis, mis remilgos y yo. Me conoce bien, por eso lo hizo en el baño.

Es importante contar esto pues quiero que se vea que fue algo progresivo, una sensación que fue creciendo hasta el momento en que me lavé. Aquella sensación de humillación, el frío del suelo del baño o quizá fue la arcada forzada… no sé lo que fue, pero una penilla se había instaurado en mí.

Él quiso jugar un poco con el electro, pero a mí me daban ganas de llorar, no quería eso, no quería electro ni nada que me sonase a “nuevo”, necesitaba algo distinto, quería llegar a un éxtasis como los de antaño, un éxtasis tan profundo que me doliese, ese éxtasis que hacía que notase mi alma salir por la boca, elevarse. Que me cambiaba la mirada y lo veía de otra forma, una que me hacía notar nuestras diferencias, nuestros lugares, y justo eso me acercase más a Él. Entonces sonó “Master and servant” de Depeche Mode, y pude viajar en el tiempo a la primera vez que escuché esa canción, cómo me sentía, cómo vibraba con el BDSM. La comparación con ese momento salió sola, lo eché de menos… ya no tuve dudas, la sumisa quería salir, quería volver, quería que todo se pusiera de nuevo en su sitio. Aquellos tiempos de Depeche y normas, aquellos tiempos de Depeche y verticalidad.

Algo en mi interior reconectó, el placer de la sumisión me volvió a poseer, mientras me hacía perrerías varias, algo cambiaba, las sensaciones antiguas regresaban a mí, sabían tan bien… había olvidado lo hermoso que era todo desde esa posición, lo intensa que me parecía su mirada, la emoción en el pecho al observarlo, el querer explotar de pura admiración y veneración. Me corrí como hacía mucho que no lo hacía.

Nos fuimos a cenar. Yo andaba meditabunda “¿Qué te pasa que estás como tristona?”

“Me siento mal, quiero volver a nuestra cotidiana D/s, quiero volver a ser aquella sumisa. Siento haber dado un rodeo, siento haberme alejado de eso que tanto me gustaba, nos gustaba. Lo siento, Amo. Ya no tengo duda, quiero que sea mi Amo”

“Me alegro, hubo un tiempo en el que dudé de si querrías que lo fuese. Te hubiese respetado, pero me alegro que no sea así”

Esta frase dejó de manifiesto que ambos teníamos el mismo sentimiento latente, no le queríamos echar muchas cuentas por si la impaciencia acababa con algo que solo necesitaba tiempo. Pero Él también había sentido que nuestra D/s estos últimos meses era muy distinta. Que no tenía nada que ver con lo que hacíamos o decíamos, que todo tiene que ver con lo que sientes, incluso cuando no sabes darle nombre…

Busqué un destino para este fin de semana para reconectar con la naturaleza, lo que no esperaba era reconectar con mi naturaleza.

En estos días he recuperado un matiz que había perdido, una ilusión, un nerviecillo…

Una forma de estar pendiente, de mantenerme “alerta”. No sabía que lo añoraba tanto.

Me siento una novata, como si volviese a sentir desde el principio, como si estuviese descubriendo de nuevo la sumisión.

No es algo que pasara de repente, llevaba unas semanas con ese tema más presente ¿Sería capaz de vivir mi sumisión al margen de esas otras partes que se me han potenciado? ¿Cómo era de importante mi Yo sumisa? ¿Tenía que renunciar a esa parte para vivir otras? No, solo estaba buscando la forma de hacerlo.

Y, por no variar, acabo dándole las gracias a Él, por Su paciencia, por Su respeto y Su amor infinito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Ángela Ruiz Ríos.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  GoDaddy.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad